En IAFAS EP (FOSPEME) se conmemorará este 5 de octubre el Día de la Medicina Peruana, fecha transcendental en memoria de héroe, mártir y maestro de la medicina nacional, Daniel Alcides Carrión, quien falleció en la misma fecha en el año 1885.

Nuestro héroe nació el 13 de agosto de 1857 en Cerro de Pasco, realizando sus estudios escolares entre las ciudades de Pasco y Tarma. Convertido en un adolescente, viajó a Lima e ingresó al Colegio Guadalupe, logrando excelentes calificaciones.  Después de obtener su título de bachiller se matriculó en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos en la facultad de Medicina Humana, donde expresó interés por la investigación. Específicamente, enfatizó su interés a dos enfermedades características de algunos valles peruanos, una de ellas la llamada “Fiebre de La Oroya”, la cual provocaba gran mortalidad entre la población. La otra enfermedad era conocida por los incas como la “Verruga Peruana”, con una evolución benigna. Con esta inquietud científica, en el Hospital Nacional Dos de Mayo, decidió inocularse sangre infectada de una tumoración verrucosa, con la finalidad de contraer la enfermedad y estudiar su evolución. El 27 de agosto de 1885, el doctor Evaristo Chávez procedió con la inoculación. A los 21 días, sintió los primeros síntomas de la “Fiebre de La Oroya”, que siguió con su evolución, ante la preocupación general. Él mismo escribió la evolución de la enfermedad hasta que sus fuerzas se lo permitieron, exactamente hasta el 26 de setiembre. Después, en estado febril y anémico, entró en delirio, pidiendo a sus compañeros de estudios continuar con el trascendental estudio clínico. En estado agónico, Daniel Alcides Carrión fue trasladado a la clínica Maisón de Santé entrando en un estado de coma, donde falleció el 5 de octubre, 40 días después de iniciada la inoculación. Debido a su sacrificio, se logró saber que la fiebre de la Oroya y la  verruga peruana son una misma patología.

Daniel Alcides Carrión ha dejado un extraordinario ejemplo convirtiéndose  en el “mártir de la medicina peruana”, con su vocación al servicio de la salud para la humanidad.