¿Qué es la Rosácea?
La rosácea o acné rosácea es una enfermedad inflamatoria crónica con periodos de mejoría y empeoramiento, de causa desconocida que afecta la piel y a veces los ojos. Habitualmente se localiza en la cara y raramente en otras localizaciones como tronco o cuello. Se manifiesta como un enrojecimiento inicialmente transitorio (flushing) que más tarde se hace persistente con aparición de dilataciones vasculares (telangiectasias) y a veces granos rojos y con pus (pápulas y pústulas) parecidos a los que presenta el acné juvenil. Afecta a millones de personas en todo el mundo siendo más común en mujeres que en hombres, aunque a veces éstos presentan formas más severas. La máxima incidencia ocurre entre los 30 y 60 años, y es más frecuente en personas de piel clara.

¿Cuál es su causa?
No se conoce la causa exacta. Se cree que hay una predisposición individual a desarrollar la enfermedad debido a hiperreactividad vascular. Es decir, que en algunas personas, los vasos sanguíneos de la cara se dilatan fácilmente en respuesta a determinados estímulos, causando el enrojecimiento facial.

¿Cómo se manifiesta?
Inicialmente se producen episodios de enrojecimiento facial transitorio en relación con uno o más de los factores señalados. Sin embargo, no todas las personas que se ponen rojas en situaciones de estrés o por el calor acabaran teniendo una rosácea. Con el tiempo, en algunos casos, el enrojecimiento
facial es persistente y los pequeños vasos de la piel de la cara se dilatan y quedan como líneas rojas o violáceas en nariz y mejillas (telangiectasias). Esta es la denominada Rosácea Vascular. Durante la evolución a veces aparecen granos rojos y con pus (pápulas y pústulas). Es la Rosácea Inflamatoria. En estadios más avanzados puede aparecer engrosamiento de la piel en frente , mentón , mejillas , y sobre todo la nariz, que en algunos hombres se enrojece, agranda y se cubre de telangiectasias. Se denomina Rinofima y puede ser raramente la única manifestación de la rosácea. Muchos pacientes con rosácea notan intolerancia a diversos cosméticos y medicamentos tópicos (aplicados sobre la piel).

¿Cómo se afectan los ojos?
Además de la piel, en la mitad de los personas con rosácea pueden afectarse los ojos, notando enrojecimiento, picor, quemazón, lagrimeo, aumento de la sensibilidad a la luz o inflamación de los párpados. La afectación ocular no se corresponde con la gravedad de la afectación facial .

¿Cómo evoluciona?, ¿Puede curarse?
La evolución es crónica con episodios de empeoramiento. Aunque no hay tratamientos curativos, estos brotes pueden ser tratados y controlados. El objetivo del tratamiento es controlar los síntomas y mejorar el aspecto de la piel. Este tratamiento debe prescribirlo su médico y puede necesitar meses para conseguir mejorías. Aplicar cosméticos inadecuados o medicamentos no indicados por su médico empeora y mantiene la enfermedad .

¿Cual es el tratamiento?
Los síntomas y signos de rosácea varían mucho de unos pacientes a otros y el tratamiento se indica para cada caso en particular, ya que cada persona responde de forma diferente, y un tratamiento eficaz en un paciente puede no serlo en otro. Los tratamientos son eficaces para las pápulas y las pústulas, mientras que el enrojecimiento de la piel es más difícil de eliminar. Entre los tratamientos habituales están los antibióticos orales o tópicos. Esto no significa que la rosácea sea una infección bacteriana, y la eficacia del antibiótico estaría en relación con su acción anti-inflamatoria, y probablemente también por afectar a las bacterias normales de la piel, cuyo papel en la rosácea está siendo estudiado. Habitualmente el dermatólogo le recomendará un antibiótico oral como (Tetraciclinas o Eritromicina) o tópico (Metronidazol, Eritromicina , Clindamicina).
Algunos casos más severos pueden necesitar Retinoides orales. El tratamiento es prolongado, y puede requerir modificaciones que le indicará su médico según la evolución. A veces se emplea cirugía o láser para corregir el Rinofima o las telangiectasias.